Metrocable de Picacho despega con poca participación ciudadana

Por: Corresponsal Comuna 6

El pasado 27 de Julio fue presentada oficialmente la Línea P del Metro de Medellín en las afueras del Parque Biblioteca Gabriel García Márquez del barrio 12 de Octubre.

El rimbombante lanzamiento del Metrocable Picacho contó con la asistencia del Alcalde de Medellín, el gerente del Metro y una importante delegación de concejales de la ciudad, quienes estuvieron acompañados de un gran despliegue mediático, logístico y de seguridad. Sin embargo, la  participación ciudadana de nuevo brilló por su ausencia ya que los pocos habitantes presentes en el evento se parecieron más a un comité de aplausos. 

Cada ponente contó con el tiempo suficiente para exponer delante de las cámaras de Telemedellin y noticieros locales sus argumentos sobre las bondades que en materia de movilidad, medio ambiente y espacio público implica para la ciudad la construcción de esta mega obra. Lo paradójico es que no se le haya dado la palabra a los habitantes de los barrios de la zona noroccidental que serán impactados por el Metrocable: La Paralela, Pedregal, 12 de Octubre y Progreso No. 2. Algunos de ellos presentan serias reservas frente a lo que en realidad implicará para sus vidas el inicio de obras, ya que en la mayoría de los territorios no se ha hecho la socialización con las comunidades. 


Para la Veeduría Metro Cable Acevedo-Picacho “la alcaldía no les ha hablado con certezas y la  participación comunitaria en el diseño e inicio del proyecto ha sido nula”. En el caso del barrio La Paralela, donde  se ampliará la estación Acevedo e iniciará el recorrido de la Línea P,  sus habitantes no recibieron ninguna visita por parte de funcionarios de la alcaldía o el Metro de Medellín y, pese a esto, algunos de ellos ya tienen en sus manos las cartas de avalúo sobre sus propiedades. Denuncian que en la mayoría de estas situaciones los valores ofrecidos para la adquisición de sus predios no les alcanzarían ni siquiera para la cuota inicial de una vivienda igual o mejor a la que viven en la actualidad.  

Les preocupa que la política de protección a moradores quede reducida  a puro discurso y demagogia y no confían en Isvimed, institución que en otros megaproyectos se ha caracterizado por dar la espalda a las comunidades imponiendo siempre su solución de reubicación en las llamadas viviendas de interés social, conocidas popularmente como cajas de fósforos.

Esta situación genera un estado de  intranquilidad y zozobra en cientos de familias que con un gran esfuerzo han construido durante décadas su único patrimonio: sus casas. Por eso, desde la Veeduría Metro Cable Acevedo-Picacho vienen adelantando un proceso comunitario para que desde las entidades encargadas de construir el Metrocable se respete su derecho a permanecer en el territorio y vivir dignamente.

Visitas: 3485